Por qué Bitcoin ha fallado

Publicado el por JAVIER MARTÍN / LOOGIC (autor)

 (photo: )

No es lógico pensar en un futuro en el que Internet se vaya a convertir en el sistema nervioso de una sociedad digital y global y sin embargo la moneda de cambio que en ella se utilice sea analógica y local. Por esto cuando se lanzó Bitcoin muchos pensamos que era el dinero del futuro, o como otros decían, el futuro del dinero. También que llegaría a convertirse en el dinero de Internet, o como otros decían, el Internet del dinero. La realidad ha sido bien distinta porque aunque Bitcoin sea una fantástica idea, su utilización por parte de la gente sigue siendo muy escasa y esto es llamativo porque sin embargo otras propuestas de la economía colaborativa, que también son muy recientes, si que están logrando un importante éxito y adopción por parte de la gente. En este sentido es llamativo por ejemplo el éxito que están teniendo las iniciativas relacionadas con la financiación y el crédito de manera colaborativa, con el crowdfunding y crowdlending como nuevas formas en las que la gente colabora para invertir y financiar proyectos de personas, emprendedores y empresas, desintermediando a instituciones tradicionales como son los bancos. La duda es ¿por qué si el crowdfunding y el crowdlending son iniciativas colaborativas, en las que no intervienen intermediarios tradicionales, se sigue utilizando el dinero convencional que está muy intermediado por los estados? Para esta situación Bitcoin se convertiría en la opción ideal, teniendo en cuenta además que presentaría unas comisiones más bajas a las transacciones, lo cual resultaría muy beneficioso para las iniciativas de economía colaborativa, que habitualmente aplican comisiones bastante más bajas que las que aplican las empresas tradicionales.

Pero la realidad es tozuda y más aún la gente, que claramente no se ha lanzado a usar Bitcoin de manera masiva y eso que se ha invertido mucho dinero en startups que lo han intentado promover y que logrado una importante visibilidad a nivel de medios de comunicación en distintos momentos en los últimos años. Veamos a continuación cuáles pueden ser las razones por las que Bitcoin ha fallado en su objetivo de convertirse en el dinero de Internet.

Razones por la que Bitcoin aún no es utilizado de manera masiva como la moneda de Internet

1. Complejidad técnica: con Bitcoin se ha producido una situación que no ha sucedido con otras tecnologías complejas que utilizamos a diario, por alguna razón cuando la criptomoneda comenzó a hacerse conocida en los ámbitos tecnológicos, los medios de información se empeñaron en explicar su funcionamiento a nivel técnico, hablando de la cadena de bloques, la minería, la criptografía y otros aspectos que más allá de resultar esclarecedores para la gente, generaban una importante confusión en los usuarios que intentaban entender sus bases de funcionamiento en lugar de simplemente confiar en esa tecnología, igual que históricamente hemos confiado en otras tecnologías como el correo electrónico o el cloud computing, sin entender del todo los aspectos más complejos de la tecnología que los soporta. La situación sucedida con Bitcoin sería el equivalente a si en estos momentos para utilizar los asistentes inteligentes Siri de Apple o Echo de Amazon, intentásemos entender en profundidad el funcionamiento del machine learning y el deep learning, que son las tecnologías de Inteligencia Artificial en las que se basan estas aplicaciones. Por lo tanto el excesivo interés que ha despertado la base tecnológica sobre la que se asienta Bitcoin lo que ha generado es mucha confusión en los usuarios, porque para entenderlo en profundidad hay que tener unos conocimientos importantes a nivel de programación y criptografía. Aunque muchas personas se han empeñado en explicar la criptomoneda de manera sencilla, la realidad es que ha resultado prácticamente imposible, lo cual ha supuesto un lastre para que las startups dedicadas a Bitcoin hayan logrado financiarse, ya que la mayoría de los inversores se negaban a invertir en algo que no eran capaces de entender.

2. Utilización para fines ilícitos: como viene siendo habitual cada vez que aparecen avances a nivel tecnológico, hay personas que deciden utilizarlo para hacer el bien y otros que deciden aprovecharlo en su beneficio para hacer el mal. Lo curioso es que aunque la mayoría de las tecnologías como el correo electrónico, la mensajería instantánea o los smartphones son utilizados a dirario con fines delictivos, por ejemplo por narcotraficantes o terroristas, los medios de comunicación no se ensañan en denunciar el uso de estas tecnologías para cometer delitos, sin embargo con Bitcoin si que ha sido así. En el momento en el que cualquier delincuente ha utilizado Bitcoin para realizar su actividad delictiva, la noticia dejaba de ser el delito cometido para ser el medio utilizado para cometer ese delito. De forma que la opinión pública ha asociado Bitcoin directamente con algo ilícito, hasta llegar a situaciones tan ridículas como la que se ha producido en España recientemente en la que todos los medios de comunicación relataron que la policía había detenido a treinta personas por minar bitcoins cuando la realidad era que los habían detenido por blanquear dinero. Lo que no sabemos es hasta qué punto los medios de comunicación han tenido especial interés por hundir el Bitcoin o de qué forma han podido influir los agentes políticos o económicos para que se produzca esta situación. Lo que sí que es cierto es que hasta que la situación a nivel mediático no cambie es difícil que la gente decida utilizar Bitcoin sin tener miedo a estar haciendo algo ilegal o que le pueda pasar algo malo al utilizarlo, por todo el miedo que se han encargado de meter los medios de comunicación al respecto.

3. Especulación: al igual que el uso para fines ilícitos, la especulación que se ha realizado respecto a la compra y venta de Bitcoins, ha sido un aspecto que ha logrado una gran repercusión mediática, pero que lejos de ayudar a dar a conocer la criptomoneda, lo que ha generado es una sensación de que su utilidad e interés se encontraba más en el activo financiero con el que especular, que en su uso como moneda basada en la colaboración y la seguridad. Lo curioso de esta situación es que con otras divisas también se especula y mucho, hasta el punto de que el mayor mercado especulativo del mundo es el de las divisas. Pero la diferencia ha sido la gran volatilidad de Bitcoin respecto al resto de divisas, debido a la poca liquidez existente por la limitación en el número de bitcoins disponibles en el mercado. Las grandes fluctuaciones que se han producido en el tipo de cambio de la criptomoneda respecto a otras divisas, ha generado desconfianza en el mercado, de forma que se puede llegar a pensar que el precio está controlado o que la cotización del Bitcoin puede producir una pérdida de valor económico para su propietario en el momento en el que se realiza el cambio a otra divisa. Esta situación es muy difícil de cambiar y probablemente puede llegar a ser la que más pese de cara a que Bitcoin no llegue a convertirse en la alternativa al dinero oficial que controlan los gobiernos, porque a las personas en general no les interesa lo que tiene que ver con la inversión o la especulación, porque lo perciben como un riesgo y realmente lo es. La dualidad con la que fue concebido el Bitcoin, que es al mismo tiempo una tecnología y una moneda, está haciendo que la balanza se decante por la utilidad que ofrece la tecnología llamada Blockchain, y la que ofrece la moneda se está dejando de lado por los problemas anteriormente mencionados o porque realmente los poderes políticos y económicos no están nada interesados en que la gente utilice una moneda que ellos no pueden controlar.

4. La mayoría de la gente no ve un problema en el dinero convencional: puede que esta sea una de las grandes barreras para que Bitcoin se utilice de manera masiva en los países civilizados, porque en general la gente piensa que el dinero que usamos a diario no tiene ningún problema o al menos para ellos no supone un problema. Lo que la gente no suele saber es que debido a la inflación su dinero cada día tiene menos valor y que el gobierno tiene la capacidad de aumentar esa inflación creando más dinero sin que eso se corresponda con un aumento de la riqueza del país, lo cual implica una pérdida de poder adquisitivo por parte de los ciudadanos. Si todo el mundo supiese esto y la capacidad que tienen los gobiernos para tomar el control del dinero de sus ciudadanos, probablemente la gente empezaría a pensar que hay que buscar alternativas al dinero oficial, al menos para lo que se refiere a las transacciones digitales o para no depender de un monopolio como el que tienen actualmente los gobiernos sobre la moneda de cambio que utilizan sus ciudadanos para intercambiar bienes y servicios. Por suerte la situación está empezando a cambiar, aunque no debido al uso de Bitcoin, sino de otras muchas monedas alternativas que están surgiendo a nivel mundial en la que los ciudadanos son quienes deciden tomar el control de su dinero. Es el caso deBristol Pound, la moneda alternativa que se utiliza en la ciudad inglesa de Bristol, para fomentar el negocio local promoviendo que los ciudadanos utilicen esta moneda cada vez que compran en los comercios de la ciudad.

5. Problemas de seguridad en la capa del usuario: de igual forma que los delincuentes han visto en Bitcoin un aliado para realizar sus delitos, también ha habido ladrones que se han aprovechado del gran valor que estaba tomando, en comparación con otras divisas, para realizar grandes robos en aquellas webs que se dedicaban al intercambio o almacenaje de bitcoins. El Bitcoin aún no ha sido hackeado, pero sí que se han hackeado muchas webs llamadas “exchanges”, las casas de cambio utilizadas para intercambiar bitcoins por otras monedas, y también los “wallet”, las webs o apps que se utilizan para almacenar los bitcoins y poder utilizarlos para pagar. De esta forma se han producido a lo largo de los últimos años algunos escándalos debidos a robos de grandes cantidades de bitcoins, que han ocasionado una sensación de inseguridad entre muchos de los usuarios que comenzaban a utilizar la criptomoneda. El problema ha estado en que muchas de las empresas que se han lanzado a crear servicios basados en Bitcoin no contaban con los conocimientos necesarios a nivel de seguridad para evitar el ataque de los “crackers”, por lo tanto no estamos ante una situación en la que la tecnología de Bitcoin se haya mostrado insegura de manera que se hayan podido falsificar o robar las monedas digitales. Por suerte parece que esta situación está remitiendo ya que las webs dedicadas a almacenar, cambiar o gestionar los bitcoins han redoblado sus esfuerzos en seguridad.

6. Oposición de algunos gobiernos: durante los años que Bitcoin ha tenido una mayor relevancia a nivel mediático también ha despertado un importante interés por parte de los reguladores, de forma que en algunos países ha llegado a prohibirse su uso como moneda de cambio y en otros se ha dificultado su uso imponiendo determinadas restricciones o tasas. Lo que se ha hecho en la mayoría de los países es regular a nivel fiscal su utilización para asegurarse que las transacciones que se realizan con Bitcoin no quedan exentas de pagar los correspondientes impuestos. Una vez se han establecido estas normas no debería haber más problema para poder utilizar Bitcoin como moneda de cambio, al igual que se pueden usar otras monedas alternativas, pero la falta de conocimiento por parte del usuario respecto a la situación legal y fiscal de la criptomoneda, no resulta nada positiva de cara a su implantación de manera masiva en el ámbito comercial.

7. Exceso de expectativas: cuando Bitcoin empezó a ser conocido en los ámbitos tecnológicos y económicos, mucha gente se lanzó a estudiarlo como si estuviésemos ante una revolución similar a la que hemos vivido en los últimos 20 años con Internet. De esta forma se llegaba a decir que Bitcoin era al dinero lo que Internet ha sido a las comunicaciones o al comercio y que por lo tanto su adopción sería masiva y cambiaría por completo las reglas de juego en el ámbito económico. Sin embargo hemos visto que el crecimiento del uso de la criptomoneda no ha resultado tan explosivo y que han aparecido muchas dificultades a los que no tuvo que enfrentarse Internet en su nacimiento. Quizás si no se hubiese existido este exceso de expectativas, no se habrían producido las situaciones que hemos comentado anteriormente como la especulación, los robos, la oposición de los gobiernos, de manera que la tecnología habría ido demostrando poco a poco sus cualidades y la adopción habría sido más lenta pero más segura.

8. Dudas sobre su escalabilidad: durante los 5 primeros años de vida Bitcoin la comunidad de desarrolladores que lo ha soportado y mejorando, ha estado muy cohesionada, de forma que los grandes retos a nivel tecnológico a los que se han enfrentado se han ido superando. Pero a principios de este año saltaron las alarmas en la comunidad cuando Mike Hearn, uno de los principales desarrolladores de la criptomoneda decidió abandonar la comunidad criticando los intereses que la movían y el error que se estaba cometiendo al no afrontar el problema de la escalabilidad de la cadena de bloques. Este problema podría llegar a hacer ineficiente la criptomoneda por la lentitud en la verificación de las transacciones. Sobre este aspecto se debate desde hace un tiempo en la comunidad y parece no existir una solución sencilla, por lo que se está generando una incertidumbre que no resulta nada positiva para el futuro de Bitcoin.

Razones por las que Bitcoin puede llegar a ser un gran éxito

1. Internet merece una moneda digital: si poco a poco se van superando todas las dificultades que hemos comentado anteriormente y no surgen otras que lo limiten aún más, lo lógico sería que Bitcoin o alguna de sus alternativas, llegue a tener una relevancia importante de cara a su utilización para las transacciones económicas digitales. Si hemos visto que en determinadas ciudades del mundo el uso de una moneda alternativa llega a tener una importante implantación, en Internet podría suceder algo parecido, en cualquier momento, ya sea de manera completamente abierta o colaborativa como propone Bitcoin o de manera cerrada a través de alguna empresa, que desarrolle una red social o mundo virtual, en la que se use de manera masiva una moneda digital.

2. La tecnología que lo sustenta es una gran invención: de lo que nadie tiene duda respecto de Bitcoin es que una de sus partes, lo que se denomina Blockchain, es una gran invención, hasta el punto de que en estos momentos un gran número de bancos están trabajando para utilizarlo en sus sistemas internos, porque a nivel de seguridad y eficiencia resulta mucho mejor que las tecnologías que se estaban utilizando anteriormente. Blockchain no para de recibir todo tipo de apoyos por parte de instituciones públicas y privadas, como es el caso de la más reciente realizada por la Casa Blanca que ha emitido uninforme relacionado con las nuevas tecnologías que los ciudadanos norteamericanos utilizan para manejar sus finanzas y sobre las empresas que se están integrando al sistema financiero estadounidense y global. En esta lista de nuevas tecnologías resalta la tecnología de Bitcoin, específicamente Blockchain. La publicación ha sido realizada por Adrienne Harris, Asistente Especial del Presidente en Políticas Económicas.

Sigue leyendo este interesante artículo de Javier Martín en: http://futurizable.com/bitcoin-ha-fallado

©Futurizable