Sentido y depresión Postvacacional

Publicado el por N.B. / Marta Mtz. Arellano (autor)

 (photo: )

Llevo ya años oyendo después de vacaciones eso de “¡cuánto cuesta arrancar!”, “mañana trabajo… ¡qué lata!, ¡qué pereza!, ¡qué depre!...” o similares. Últimamente el comentario viene aderezado con un consolador: “alégrate, que al menos tienes dónde volver a trabajar, con la que está cayendo…”

Y no alivia nada, no tiene sentido que invoquen la desgracia de otros para compararla con la nuestra. ¡No tiene sentido trabajar tooooooooooodo el año con nuestro paraíso vacacional como fondo de pantalla para que las vacaciones duren sólo dos o tres semanas!

Tengo por otra parte la suerte de codearme y compartir pasión con muchos profesionales que se levantan cada mañana con arrojo y alegría, profesionales a los que les gusta lo que hacen y hacen que les guste su actividad en aquellos aspectos menos “apetecibles”, ya que los conciben como males necesarios para desarrollar un trabajo pleno y gratificante.

¿Dónde está la clave?

Ya no nos basta con un trabajo que nos dé de comer, de comprar coche o de figurar en una orla… Durante muchos años hemos copiado modelos de gestión que nos enfocan en objetivos puramente operativos, copiados de un manual que alguien escribió (probablemente en una reputadísima universidad) a partir de un ejercicio exhaustivo de modelización de empresas exitosas… pero que a mí, en mi trabajo, no me dicen nada. Cada día muchas personas se ven enfrentadas a labores profesionales que no sólo no tienen sentido para ellas, sino que además les encorseta en un esquema de indicadores e incentivos que les resultan tan ajenos como la planilla de telecinco a un místico budista.

Pero ¡tienen que estar agradecidos!... ¡Por tener trabajo! Y esto te lo puede decir tu vecina con buena intención, o decírtelo un jefe que es el que te asigna los objetivos y se agarra al argumento para seguir presionándote con los dichosos guarismos.

Hay una diferencia en quien trabaja en algo que tiene Sentido para él y quien trabaja haciendo cosas que tal vez tengan sentido para otros (o ni siquiera). Quien trabaja en algo con Sentido para sí mismo, echa el resto, aprende, disfruta, comparte y colabora. Y al llegar el primer día después de vacaciones regresa con ideas nuevas, con nuevas energías. Quien trabaja de otro modo remolonea, oculta información, compite por el sueldo o el estatus… y termina asqueado las vacaciones con un día de antelación, día que invierte en dolerse de su suerte y lamerse las heridas que previsiblemente le infligirá al día siguiente el feroz cilicio de los objetivos impuestos.

En su reciente libro “The Values-Driven Organisation – Unleashing Human Potential for Performance and Profit”, Richard Barrett demuestra con números y ejemplos el rendimiento de cada uno de los modelos de trabajo en diferentes organizaciones. Sostiene Barrett que hemos superado el modelo de Maslow y que el hombre de hoy se “actualiza” en el Sentido y la colaboración con otros trabajando para hacer algo “mayor que uno mismo”. Cada trabajador deja de ser engranaje o mano de obra deviniendo recurso creativo al servicio de un Bien Común que tiene Sentido para cada uno de sus miembros.

Trabajar como consultora de Transformación empresarial con el sistema de Barrett es acceder a un sistema que te permite acompañar y asombrarte con esa Transformación y los resultados que obtiene con muy poca inversión y en un plazo de tiempo muy breve. Dar a las personas una Razón válida para impulsar el negocio tiene un efecto no sólo inmediato sino portentoso en los resultados finales de las empresas.

Trabajar con personas para encontrar Sentido a la más importante de nuestras empresas: YO, S.I. (Yo Sociedad Ilimitada), es lo único que elimina la depresión no sólo post-vacacional, sino cualquier otra, ya que alinea todos nuestros recursos creativos alrededor de algo que realmente nos vertebra, nos da coherencia y nos abre las puertas de una vida exitosa, equilibrada y feliz.

Sobre Marta Martínez Arellano:

Experta en Bioenergía y Eficiencia Emocional para la Productividad. Consultora certificada CTT – Transformación Empresarial. Consultora de Innovación homologada por Instituciones internacionales.

Ha trabajado con más de 400 empresas e instituciones en distintos ámbitos, tales como comercialización, comunicación, negociación internacional, innovación y desarrollo empresarial, coopetencia e iniciativas internacionales en cooperación. Mentor de innovación en proyectos transnacionales de la UE.

www.mmarellano.com